Fachada del edificio residencial

Por qué es importante cuidar la fachada de un edificio

Seguro que has visto a muchas empresas limpiando las fachadas de edificios colindantes al tuyo. Pero, ¿sabes por qué lo hacen? ¿Es solo estética o hay más? Descubre por qué es tan indispensable hacerlo:

Cuidar la fachada de edificios: ¿por qué es importante?

Aunque tengamos un piso estupendo por dentro, cuidar la fachada del edificio es fundamental para evitar problemas a corto o a largo plazo.

Si durante el invierno llueve y debido a un mal estado de la fachada se producen filtraciones de agua, se podría deteriorar gravemente la infraestructura, haciendo que los gastos fueran mucho más grandes que si se hubieran tomado medidas de mantenimiento a tiempo. Al igual que la entrada de frío causando que los vecinos no disfruten de la misma calidad de vida de un edificio confortable.

Estos problemas pueden ocurrir en las fachadas de los edificios en los que no se sigue un estricto mantenimiento. Pero como te decimos, son inconvenientes que podemos evitar si hacemos lo que debemos. ¿Cómo? Con un correcto mantenimiento de la fachada del edificio.

El cuidado de los elementos comunes como la fachada es vital por muchos motivos; para un correcto aislamiento y para que no surjan otros problemas derivados de esta falta, porque aunque tengas un piso muy bien acondicionado, si el exterior falla, podría pasarte factura.

Un error en la fachada puede repercutir al interior del inmueble, en forma de grietas, humedades… No se debe ignorar ni posponer, porque no puede traer nada bueno.

Lo principal es realizar todos los mantenimientos en la fachada del edificio que sean necesarios, para evitar también reparaciones a posteriori de más riesgo y envergadura (más costosas). Si se soluciona cualquier pequeño problema a tiempo y no va a más, será mucho mejor para todos los vecinos. En confort y en dinero.

¿Cada cuánto hacer el mantenimiento?

Lo ideal es al menos una revisión al año. Los cambios de estación y de temperatura pueden sentarle como un jarro de agua fría. Por eso es importante que esté a punto, para que dure más tiempo y no genere problemas a los vecinos.

Por lo que, en todo mantenimiento deberíamos hablar de una limpieza de la fachada y también del sellado de grietas y roturas, para que esté en buen estado y evitar filtraciones u otros problemas derivados.

Sin olvidarnos de la parte estética, que transmite buenas sensaciones tanto a los vecinos como a futuros compradores y su consiguiente valoración del inmueble. En Vicaclean te ayudamos. ¿Hablamos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *